El libro “La inutilidad del sufrimiento” de María Jesús Alava Reyes en nuestra mesilla de noche

Recomiendo tener este libro en vuestra mesilla de noche. Está  dirigido a la gente “normal”, a las personas que nos enfrentamos al día a día, con algunos escenarios positivos y otros no tanto. Con ese cúmulo de obstáculos, esos imprevistos que nos pueden hacer la vida tan complicada.

femeniname_mesilla

Comenzamos haciéndonos esta pregunta: ¿Podemos dejar de sufrir inútilmente? y cuando lees el libro, sin ninguna duda, respondes SI.
La autora nos invita a convencernos de dos cosas: la primera que la felicidad está en nuestras manos, que depende de nosotros. La segunda que lo importante no son las circunstancias que ocurren en nuestra vida, sino nuestros pensamientos, cómo nosotros pensamos racional o irracionalmente lo que nos ocurre. Por ello dos personas pueden vivir una misma realidad de manera totalmente distinta. La idea es que el pensamiento es previo a la emoción, de ahí la importancia de manejar nuestros pensamientos, porque en función de ellos, tendremos emociones positivas o negativas. Si aprendemos a controlar nuestros pensamientos, controlaremos nuestra vida.

Otra idea que transmite es que el presente nos pertenece. No hay nada que pueda arrebatarnos nuestro presente, incluso en las circunstancias más duras que nos podamos imaginar, siempre nos pertenecerán nuestros pensamientos y con ellos nuestras emociones.

Mª Jesús Alava Reyes ilustra cada tema de esta obra con casos prácticos de su amplia experiencia como terapeuta y nos demuestra que estas personas, después de pasar por consulta, al tiempo, “viven” de manera totalmente diferente, dejando de sufrir inútilmente.

La inutilidad del sufrimiento también enseña a controlar el malestar, a relajarse, a gestionar la inteligencia emocional, a conocer a los demás y a emplear ese conocimiento de un modo inteligente. ¿Quién da más?

Tengo este libro en mi mesilla de noche porque, con cada historia, la de Antonio, la de Paquita, la de Beatriz… aprendes, comprendes cómo todos ellos han sido capaces de cambiar sus pensamientos y vivir mucho mejor. Esta vida solo es una, merece la pena el esfuerzo de reflexionar y modificar nuestra forma de pensar si es errónea.

Por último y para que sirva de reflexión, leed este precioso cuento antiguo que transcribe la autora:

TODOS TENEMOS UNA VISION

femeniname_vasija
Un cargador de agua de la India tenía dos grandes vasijas que colgaba a los extremos de un palo y que llevaba encima de los hombros.
Una de las vasijas tenía varias grietas, mientras que la otra era perfecta y conservaba todo el agua al final del largo camino a pie, desde al arroyo hasta la casa de su patrón. Pero cuando llegaba, la vasija rota sólo tenía la mitad del agua.
Durante años esto fue así diariamente: desde luego, la vasija perfecta estaba muy orgullosa de sus logros, pues se sabía perfecta para lo que era creada.
Pero la vasija agrietada estaba muy avergonzada de si imperfección y se sentía miserable porque solo podía hacer la mitad de todo lo que se suponía que era su obligación.
Después de dos años, la tinaja quebrada le habló al aguador diciéndole así:
“Estoy avergonzada y me quiero disculpar contigo, porque debido a mis grietas solo puedes entregar la mitad de mi carga y solo obtienes la mitad del valor que deberías recibir.
El aguador dijo compasivamente: Cuando regresemos a la casa quiero que te fijes en las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino”´
Así lo hizo la tinaja. Y, en efecto, vio muchísimas flores hermosas a lo largo del camino, pero seguía apenada porque al final solo quedaba dentro de sí la mitad del agua que debía llevar.
El aguador le dijo, entonces “¿Te diste cuenta de las flores sólo crecen en tu lado del camino? Sembré semillas de flores a lo largo del camino por donde vas, y todos los días las has regado y durante dos años yo he podido recoger estas flores para decorar el altar de Dios. Si no fueras exactamente como eres, con todo y tus defectos, no hubiera sido posible crear esta belleza”

Anuncios